CÓDIGO DEONTOLÓGICO

"Comprender, no juzgar"
Louis Corman

Trabajar con otras personas es maravilloso, y para eso hace falta confianza y compromiso, por eso me comprometo a:

  • Respetar la personalidad de mis clientes. Los morfopsicólogos han de velar en todo momento para formular sus apreciaciones y estudios de morfopsicología en términos claros, sin utilizar la crítica; al contrario, han de utilizarse formas de expresión que puedan ser percibidas por el sujeto estudiado como una ayuda y un testimonio de comprensión profunda (extracto del Código deontológico de la Société Française de Morphopsicologie, fundada por el Dr. Louis Corman).

 

  • Guardar secreto profesional absoluto. La publicación o comunicación a tercero de un estudio sólo puede hacerse con el consentimiento de la persona aludida. Conscientes de ser portadores de una sabiduría íntima de las personas, han de adoptar una actitud de reserva y guardarse de cualquier abuso (extracto del Código deontológico de la Société Française de Morphopsicologie, fundada por el Dr. Louis Corman).

  • Solicitar previamente permiso. Se prohíbe realizar un estudio morfopsicológico sin conocimiento de la persona a que se refiere, y sólo se podrá realizar con su consentimiento o el de sus representantes legales (extracto del Código deontológico de la Société Française de Morphopsicologie, fundada por el Dr. Louis Corman). Las personas que tienen una imagen pública por aparecer en medios de comunicación públicos quedan exceptuadas de su necesidad de conocimiento y consentimiento, pero en todo caso los socios se atendrán a las disposiciones de la Ley Orgánica 1/1982 de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen y su interpretación jurisprudencial y todas disposiciones legales que protejan las personas de intromisiones en su esfera personal.

Además, como Coach, es fundamental para mí (extracto del código ético de ASESCO):

  • Asegurarme de que el cliente descubra, clarifique y priorice los pasos a dar en la búsqueda y consecución de su objetivo.

  • Asegurarme de que es el cliente quien aporta sus propias soluciones y estrategias, sintiéndose autor y responsable de ellas y de sus consecuencias.

  • Asegurarme que, como consecuencia del proceso, el cliente aumenta la satisfacción personal y autoconfianza en la toma de decisiones, más allá, incluso del proceso presente.

Zara Beltrán
Coach-Morfopsicóloga